Análisis Dragon Ball Super Capitulo 100

Análisis Dragon Ball Super Capitulo 100 «¡Descontrol! ¡¡Despierta el Guerrero Salvaje!!»

Análisis Dragon Ball Super Capitulo 100:

Los combates continúan; Vegeta aún tiene problemas enfrentando a Botamo y Magetta, pero en eso se presenta Cabba, quién vence a Nigrisshi (Universo 3) y Murisam (Universo 10) sin problemas, ahora listo para enfrentar a su “maestro”.

Para el Universo 6, Hit vence sin esfuerzo a Narirama (Universo 3), por otra parte, Kale es sometida por Methiop y Napapa, ambos del Universo 10, quiénes empiezan a golpearla sin piedad, pero es salvada por Caulifla, quién se encarga de vencerlos a ambos con furia; Kale y Caulifla buscan enfrentar a Goku, quién se encuentra enfrentando a Jimizu, del Universo 2.

Caulifla elimina a Jimizu, sólo para preguntarle a Goku acerca de la transformación Blue, sin embargo, Goku no considera a Caulifla lista para dicha transformación, haciéndola enfadar y ordenándole a Kale transformarse en su modo Berserk.

Kale tiene problemas para hacerlo, y Goku solo busca irse de ahí. Caulifla se transforma en Super Saiyajin 3er. grado (la misma utilizada por Trunks del futuro) y lo ataca, pero es derribada muy fácilmente por Goku, quién le menciona las desventajas y pérdida de velocidad al sólo inflar sus músculos, y procede a mostrarle la transformación del Super Saiyajin 2.

Goku prácticamente está entrenando a Caulifla, quién consigue cambiar a Super Saiyajin 2 con facilidad, teniendo un combate emocionante con Goku.

Kale rompe en llanto al ver que sólo es un estorbo, y que Caulifla disfruta pelear sola con Goku, cayendo en la desesperación y transformándose una vez más en el Super Saiyajin Legendario, ahora buscando matar a Goku. Todos en la arena se percatan del increíble poder de Kale.

Goku apenas y puede defenderse, sin tener de otra que transformarse en Blue, y lanzando un Kame Hame Ha que resulta inútil. Kale se descontrola y ataca a todos en la arena. Vuon, del Universo 11, trata de detenerla, pero es eliminado. Jiren entra en escena, siendo el único capaz de detener a Kale, dejándola inconsciente. Goku por fin ve su oportunidad de enfrentar a Jiren.